La visión de las truchas

Actualidad
No hay comentarios

Vamos a hacer un pequeño ejercicio de imaginación para entender un poco más la visión de las truchas y su comportamiento:

Nos encontramos conduciendo nuestro coche en medio de la niebla, llevamos algo de prisa y de repente a lo lejos empezamos a ver algo que nos parece una señal de tráfico.

Todavía borrosa y con una silueta muy poco definida nuestro cerebro empieza a procesar información sobre qué tipo de señal puede ser.

A medida que nos acercamos a ella apreciamos su forma redonda y un cierto color rojizo muy pálido.

Con esta información todavía incompleta y a la velocidad que llevamos debemos empezar a pisar el freno pues en nuestra base de datos cerebral figura que algo así se parece a una señal de stop.

Cuando la tenemos casi encima y estamos a punto de detener el vehículo, haciendo que el coche de atrás casi nos pegue, llegamos a ver la señal con claridad. Es un cartel redondo, con el borde rojo y el fondo claro sujeto a un poste y nos indica la dirección a la boda de Beatriz y Antonio.

Aceleramos de nuevo rechazando con cierto enfado un mensaje que no se corresponde para nada con lo que en un principio creíamos íbamos a encontrar. Sobre todo porque no nos dirigimos a ninguna boda ya que no nos gustan demasiado.

La visión de las truchasY esto es más o menos lo qué ocurre cuando una trucha ve una de nuestras moscas y decide ir a por ella.

Primero percibe que hay un objeto en un determinado punto, al acercarse un poco más vislumbra su forma y tamaño y más adelante el color empieza a enviarle información de lo qué puede ser.

Su cerebro tiene que empezar a procesar y cotejar información desde el principio pues de ello puede depender su vida.

Ahora analicemos algunas posibles variantes en nuestra historia:

  • Si no hubiera habido tanta niebla y hubiera habido más luz… (agua más clara)
  • Si hubiera ido algo más despacio… (velocidad del agua)
  • Si asistiéramos a bodas con regularidad…(experiencia, información recogida en nuestra base de datos cerebral)
  • Si no hubiera tenido aquel accidente hace un año en el que me salté un stop por no verlo…(aprendizaje de experiencias negativas)

Dejo al lector el placer de completar esos condicionales y relacionarlos de manera lógica con la trucha y el río y quizá haciéndolo y planteando algunos otros se pueden llegar a entender de manera sencilla muchos de los aspectos de su visión y consiguiente comportamiento.

Entrada anterior
Ojo donde poneis vuestra mosca
Entrada siguiente
Con Tenkara no se puede lanzar lejos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú